Seleccionar página

¡¡Feliz Año!!

«Confía en la magia de los nuevos cambios»

¡¡Buenos días bichillos!! Ya estamos en el 2019 y volvemos poco a poco a la rutina dejando atrás los polvorones y turrones… Y con este nuevo año vienen también los propósitos de año nuevo; el mío es estar más por aquí con vosotros y para ello he dado el salto a Instagram para que podamos estar en contacto a diario, con vídeos, fotos, ideas… Podéis encontrarme en @srtaana88

Bueno después de todos los propósitos y demás, quiero contaros nuestros últimos días del 2018, y es que fueron unas semanas muy moviditas.

Lo primero fue elegir el regalito que los peques llevarían a casa por Navidad. Después de varias opciones elegimos una figura con masa de sal para adornar el árbol.

Para hacer la masa necesitaremos:

Harina.

Sal.

Agua.

Recipiente.

Echaremos dos medidas de sal por una de agua, yo utilice un bol de medida. Y lo removemos. Después iremos añadiendo el agua según vayamos removiendo, hasta que la masa sea homogénea. El agua mas o menos sera de una medida, pero irá en función de como se vaya integrando la masa. La dejamos reposar un poquito y manos a la obra.

Con ayuda de corta pastas y rodillos, amasamos y cortamos las figuras que nos gusten; corazones, estrellas… Las tenemos que dejar secar por ambos lados sobre una superficie que no se pegue, por ejemplo papel vegetal.

Una vez seca por las dos caras, las pintamos. Por último, cogimos un lacito y ¡listo!

Otra cosita que tuvimos entre manos, fue una excursión al teatro. El cuento elegido fue La Cerrillera, un poco difícil pero que los niños de alguna manera entendieron el mensaje.

«Cada oveja con su pareja» ☺ ☺

Y como no, nuestra fiesta de Navidad. Como siempre, no podían faltar los churros y el chocolate. Y para este año, habíamos preparado unas coronas de arbolillos de Navidad… ¡monisimos!

También fuimos al teatro de luz negra que tanto les gusta. Los papas habían preparado el teatro de la Luna está triste de Guido Van Genechten y unos villancicos.

Por último, tengo que contaros la ultima aventura de Camila, nuestra mascota. Puede que sea una de mis actividades favoritas, ya que se trabajan muchas cosas que desde mi punto de vista ayuda mucho a los niñ@s en varias áreas…. Pero, esto no puedo contarlo deprisa y corriendo, para esta actividad le dedicare la próxima entrada.

Ahh se me olvidaba, no os olvidéis de seguirme en Instagram @srtaana88¡Nos leemos en breve!! Un beso gordo.

Taller Sensorial: Jugamos Con Gelatina.

¡¡Buenos días amigos!! El otro día revisando el blog me di cuenta que no os había hecho un blog sobre nuestro taller sensorial, por lo que la super entrada de hoy es de esas que de solo leer te entran ganas de mancharte, guarrear y sobre todo disfrutar. Y es que nuestro último taller sensorial ha sido nada más y nada menos que con gelatina.

La premisa era muy clara, guarrear. Preparé dos paquetes de gelatina en diferentes moldes el día de antes siguiendo las instrucciones del fabricante y las dejé reposar hasta la mañana siguiente. En este caso, escogí frambuesa y limón porque hubiera más colorido, pero vosotros lo podéis hacer con los que mas os guste.

Al día siguiente, debido al buen tiempo que hacía saqué una mesa al patio y allí desmolde cada uno de los envases de gelatina y… ¡¡A jugar!!

La cara de los peques era más que de sorpresa. Una mezcla de curiosidad e incertidumbre pero todo esto se transformó en diversión en cuanto la tocaron.

 

¡Qué fresquita! – decían algunos. Otros directamente decidían probarlo a ver a que sabía. ¡¡Estaban para comérselos!!

Cuando ya habían manipulado, probado, olido… decidí dejarle los moldes para ver que hacían. Y aunque alguno de ellos se trasformó en un tambor que amenizaba nuestra actividad, la mayoría fue usado como recipiente para meter y sacar la gelatina.

Una experiencia muy enriquecedora y muy divertida, que permite a los niños explorar, experimentar, sentir, probar, hacer asociaciones y esquemas de una forma muy lúdica.

 

Y hasta aquí nuestro taller sensorial, ya estoy pensando en el siguiente… ¡¡Hasta pronto!!

Ayudamos a decorar nuestra clase

¡¡Hola!!  ¿Qué tal estáis?

Bueno, hoy os traigo una entrada cargadita de ideas para vuestras clases. Siempre os digo que me gusta implicar a los niños en la decoración del aula, de esa manera la hacemos un poco más de ellos. ¡¡Están encantados con el resultado!!

Para pasar lista, siempre he echado mano al típico gusano o trenecito, pero me parecía que estaba ya un poco visto y decidí darle otro toque.

Por eso, me hice unas plantillas de niños y niñas, que cada uno coloreo a su gusto. Después hicimos unas fotos por delante y por detras y voilá…. Un resultado increíble.

 

Os dejo por aquí las plantillas por si queréis descargarlas..

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para que duren todo el curso los he plastificado. Ahora los colocare con un cordón y cuando el niño/a haya venido lo pondremos hacia delante y si no ha venido le daremos la vuelta.

Otra cosa que quería enseñaros es nuestro panel de normas, para ello, he usado el cuento LA LUNA ESTA TRISTE, que tanto les gusta para clasificar las cosas que debemos hacer con las que no.

 

Los dibujos los he buscado en Pinterest, aunque algunos los he modificado un poco algunos, para hacerlos a mi manera. Aunque soy partidaria de educar en positivo, tengo ahora misma la necesidad de remarcar el NO. Están luchando por asentar las bases de convivencia y aún nos cuesta un poquito.

Por último, si os gusta tanto como a mi contar cuentos, este regalo os va a parecer increíble. Es uno de mis cuentos preferidos y en lo que llevamos de año, se ha convertido en uno de los imprescindibles de mis niñ@s. Os cuento el truquillo que yo hago, después de plastificarlos y recortarlos, pongo un poquito de velcro adhesivo en la parte de detrás. De esta forma, podremos pegarlo en nuestro mural de fieltro. Una manera diferente de contar cuentos y de que los niños colaboren con nosotros. ¡¡Espero que les guste!! (pinchad en el regalito para descargarlo)

Resultado de imagen de icono regalo

 

¡¡Qué tengáis buena semana!! Un beso goooordo!

Nuevo Curso. ¡¡Bienvenidos al Aula Cebra!!

¡¡Buenos días amigos!! Seguro que muchos de vosotros os preguntabais donde me he metido, y bien, es que el verano es para descansar y desconectar de todo, por lo que hice la maleta y…. ¡¡a viajar!!.

Pero bueno, todo no puede durar para siempre y ya estoy de vuelta por estos mundos con un montón de cositas que contaros. Me quedaron algunas ideas del año pasado por mostraros, pero tranquil@s, que os lo mostrare todo.

Este curso, estoy en 2-3 años, una de mis clases favoritas y esta, la cebra, en especial. Y os preguntaréis ¿porque? y es que fue estando en esta clase cuando decidí dar el salto a la red. Hace ya….¡Muchos años! Han cambiado muchas cosas pero lo importante, esas ganas de aprender, de innovar y sobre todo de compartir no, eso de momento sigue intacto como el primer día.

Con la adaptación y todo eso, no he querido decorar mucho la clase, porque quien me conozca sabe que me gusta involucrar a los niños en eso. Dejarles que colaboren hace que la clase sea mas nuestra y eso me encanta. Tiene varios rincones, la cocina, construcciones, revistas y cuentos… y mas cosas que iremos poniendo.

Para empezar con buen pie, quiero compartir con vosotros mis nuevos carteles de los dias de la semana. Aunque los pollitos eran monisimos me apetecía cambiar. Este año, me he decidido por  nenúfares y ranas. Si os gustan, podéis descargarlo pinchando más abajo.

Estad atentos al blog, que tengo muuuuchas cosas que enseñaros y no quiero que nadie se pierda nada.

Un beso fuerte y que tengáis feliz inicio de semana.

Taller Cocina: ¡¡Hacemos empanadillas!!

¡¡Hola!! ¿Que tal estáis? ¿Soy a la única que se le pasan los días volando? Hace nada estábamos en periodo de adaptación y ahora tenemos las vacaciones a la vuelta de la esquina.

Hoy os traigo, como habéis leído en el titulo, un nuevo taller de cocina. Sabéis que me encantan este tipo de actividades, donde los niños disfrutan mucho y encima se atreven a probar nuevos alimentos en un ambiente relajado y lúdico.

¿QUÉ OBJETIVOS TRABAJAMOS?

 

  • Conocer cómo se prepara la comida y probar alimentos diferente.

  • Fomentar hábitos de higiene y alimentación.

  • Estimular la educación para la salud y para el consumo.

  • Trabajar la percepción sensorial; olores, sabores,colores, texturas…

  • Disfrutar de la elaboración de la receta.

Los talleres de cocina son una buena manera para trabajar de una manera globalizada las capacidades de los niños de una manera integra de una manera dinámica y motivadora para los más pequeños.

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA ANTES DE REALIZAR EL TALLER?

 

Como cualquier otra actividad que realicemos, debemos tener en cuenta la edad e intereses de los niñ@s. No tiene mucho sentido exigirles más de lo que por maduración pueden conseguir al igual que no tendría sentido proponerles algo que no despierte su atención.

No sólo tendremos en cuenta él nivel educativo y el grado de madurez, sino que tendremos pendientes los estilos cognitivos, motivaciones y la configuración social del aula.

Teniendo en cuenta que acaban de cumplir los dos años, buscaba una receta sencilla y con poquitos ingredientes, pero que permitiera a los niños intervenir. Quería también que pudieran apreciar transformaciones de los alimentos. Por eso me puse a pensar como siempre se me venían a la cabeza pasteles, dulces… Pero no, esta vez tocaba salado y que mejor que unas deliciosas empanadillas de atún y tomate.

¿CÓMO SE HACEN?

Como bien hemos dicho antes, solo necesitamos cuatro ingredientes:

  • Atún.
  • Tomate frito.
  • Obleas de empanadillas.
  • Huevo batido.

 

Estos ingredientes se pueden modificar y hacerlas por ejemplo de jamón de york y queso, de carne o incluso dulces.

1º. Echamos un poco de tomate frito en un cuenco y a continuación añadimos el atún.

2º. Con cuidado, empezamos a darle vueltecitas hasta que queda todo bien mezclado.

3º. Con la cuchara, ponemos un poquito de esta mezcla encima de las obleas, en el centro.

4º Doblamos por la mitad y con ayuda de un tenedor presionamos los bordes para sellarlas.

5º. Por ultimo, con un poquito de huevo batido, pintamos por encima de las empanadillas para que queden doraditas.

6º. ¡¡Al horno!! Durante 20 minutos a 180ºC.

Aquí os dejo unas fotillos del proceso y sobre todo del resultado.

 

 

Y aquí está el resultado… Tengo que decir, que tenían una pinta estupenda pero es que de sabor… ¡¡Deliciosas!!

 

¿Qué os ha parecido nuestra receta? Si sois como yo, de los que os gusta realizar talleres de cocina, dejarme vuestras recetas en un comentario que seguro que las pondré en prácticas.

Y hasta aquí la entrada de hoy, os mando un beso muy, pero que muy grande.