Seleccionar página

¡¡Hola!! ¿Que tal estáis? ¿Soy a la única que se le pasan los días volando? Hace nada estábamos en periodo de adaptación y ahora tenemos las vacaciones a la vuelta de la esquina.

Hoy os traigo, como habéis leído en el titulo, un nuevo taller de cocina. Sabéis que me encantan este tipo de actividades, donde los niños disfrutan mucho y encima se atreven a probar nuevos alimentos en un ambiente relajado y lúdico.

¿QUÉ OBJETIVOS TRABAJAMOS?

 

  • Conocer cómo se prepara la comida y probar alimentos diferente.

  • Fomentar hábitos de higiene y alimentación.

  • Estimular la educación para la salud y para el consumo.

  • Trabajar la percepción sensorial; olores, sabores,colores, texturas…

  • Disfrutar de la elaboración de la receta.

Los talleres de cocina son una buena manera para trabajar de una manera globalizada las capacidades de los niños de una manera integra de una manera dinámica y motivadora para los más pequeños.

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA ANTES DE REALIZAR EL TALLER?

 

Como cualquier otra actividad que realicemos, debemos tener en cuenta la edad e intereses de los niñ@s. No tiene mucho sentido exigirles más de lo que por maduración pueden conseguir al igual que no tendría sentido proponerles algo que no despierte su atención.

No sólo tendremos en cuenta él nivel educativo y el grado de madurez, sino que tendremos pendientes los estilos cognitivos, motivaciones y la configuración social del aula.

Teniendo en cuenta que acaban de cumplir los dos años, buscaba una receta sencilla y con poquitos ingredientes, pero que permitiera a los niños intervenir. Quería también que pudieran apreciar transformaciones de los alimentos. Por eso me puse a pensar como siempre se me venían a la cabeza pasteles, dulces… Pero no, esta vez tocaba salado y que mejor que unas deliciosas empanadillas de atún y tomate.

¿CÓMO SE HACEN?

Como bien hemos dicho antes, solo necesitamos cuatro ingredientes:

  • Atún.
  • Tomate frito.
  • Obleas de empanadillas.
  • Huevo batido.

 

Estos ingredientes se pueden modificar y hacerlas por ejemplo de jamón de york y queso, de carne o incluso dulces.

1º. Echamos un poco de tomate frito en un cuenco y a continuación añadimos el atún.

2º. Con cuidado, empezamos a darle vueltecitas hasta que queda todo bien mezclado.

3º. Con la cuchara, ponemos un poquito de esta mezcla encima de las obleas, en el centro.

4º Doblamos por la mitad y con ayuda de un tenedor presionamos los bordes para sellarlas.

5º. Por ultimo, con un poquito de huevo batido, pintamos por encima de las empanadillas para que queden doraditas.

6º. ¡¡Al horno!! Durante 20 minutos a 180ºC.

Aquí os dejo unas fotillos del proceso y sobre todo del resultado.

 

 

Y aquí está el resultado… Tengo que decir, que tenían una pinta estupenda pero es que de sabor… ¡¡Deliciosas!!

 

¿Qué os ha parecido nuestra receta? Si sois como yo, de los que os gusta realizar talleres de cocina, dejarme vuestras recetas en un comentario que seguro que las pondré en prácticas.

Y hasta aquí la entrada de hoy, os mando un beso muy, pero que muy grande. 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies